Drácula, muerto, pero feliz