Estadio Tomás Adolfo Ducó en Buenos Aires

El guardia de seguridad Raul Arguello, 32 años, grabó un fantasma con su teléfono mientras investigaba por que una de las puertas se abría y se azotaba en los vestidores del estadio. El grababa con la intención de capturar al culpable, sin embargo él abre la puerta y no encuentra a nadie por 3a vez en esa noche. En parte del video se puede ver una sombra cruzando sobre las bancas.