¿Que es un fantasma?

Fantasmas

Podríamos definir el término “FANTASMA” como la representación visual, acústica o táctil de un cuerpo no físico

Conociendo la palabra

Etimología: del latín phantasma, y este del griego antiguo φάντασμα (phántasma, “imagen”, “aparición”)1 , de φαντάζω (phantázo, “mostrar”, “hacer visible”), a su vez de φαίνω (phaíno)2 , de φάος (pháos, “luz”), del protoindoeuropeo *bʰeh- (“brillar”).

La palabra como tal no viene acompañada de concepto alguno, algo que en la práctica se olvida y le damos alguna connotación dependiendo de nuestras creencias o experiencias.

Esto hace que el significado cambie considerablemente, además de todos los sinónimos dependiendo de como se use, aquí hay algunos ejemplos:

Visión irreal producto de la imaginación o el engaño de los sentidos
Sinónimos: alucinación, aparición, aprensión, delirio, delusión, engaño, ensueño, entelequia, espectro, espejismo, fantasía, fantasmagoría, ficción, figuración, imaginación, integumento, invención, quimera, sueño, visión.

Imagen de un muerto que aparece incorpóreamente ante los vivos
Sinónimos: alma en pena, ánima, aparecido, aparición, espanto, espectro, espíritu, estantigua, sombra.

En la obra Las Fuerzas Físicas de la Mente (Editorial Sal Térrea, 1969), Oscar González Quevedo define el concepto de Fantasmogénesis como “el fenómeno de la producción ectoplásmica de un fantasma, al menos en apariencia entero, de persona, animal o cosa. El fantasma tiene cierta consistencia material, aunque es más o menos tenue, transparente, con poquísimo peso con relación al modelo reproducido. No es necesario decir que ocurrieron fraudes y tentativas de engaño, lo que dio mayor mérito a la comprobación de los fenómenos auténticos. La formación del fantasma es un fenómeno de ideoplastia, plastificación externa de la imagen inconsciente que tiene el médium, y dependiente de éste en todo: peso , materia, movimiento, sensibilidad, etc. Este fenómeno está, por lo tanto, clasificado entre los extra-normales”.

También pueden estar presentes en nuestras frustraciones, deseos, ansiedades y miedos. Y pueden ser manifestaciones de una zona poco dominada y menos conocida de nuestra mente. Pero por el simple hecho de provenir de nuestras propias regiones internas y psíquicas adquieren proyección, influencia y vida, como cualquiera de las otras cosas que nos suceden, sea cual sea el origen.